Renacimiento: Escultura de Miguel Ángel

Miguel Ángel Buonarroti está considerado como el paradigma del hombre renacentista: escultor, pintor, arquitecto, filósofo… pero su vocación y preferencia fue siempre la escultura, materia a la que vamos a dedicar esta entrada.

RASGOS DOMINANTES DEL ESTILO DE MIGUEL ÁNGEL

  • Neoplatonismo: belleza humana para llegar, a través de ella, a la belleza espiritual suprema
  • Peculiar lenguaje clasicista: tendencia a la monumentalidad
  • Figuras de gran fuerza expresiva: excepto en sus primeras obras, en el resto Miguel Ángel intenta expresar su mundo interior, dotando a sus esculturas de gran fuerza expresiva y tensión vital, la conocida terribilitá, más destacada y dramática en sus últimas obras
  • Gran capacidad técnica: usa preferentemente grandes bloques de mármol, trabajándolo hasta liberar del bloque la figura entera, trabajando cada detalle con gran virtuosismo y pulimentando la superficie

PRIMERAS OBRAS

Miguel Ángel se inició en los más puros rasgos del Renacimiento escultórico del siglo XV, volcado ya en la antigüedad griega y romana. Así, estos serían los rasgos de su primera etapa:

  • Uso de los materiales utilizados en la antigüedad: bronce y mármol
  • Esculturas totalmente liberadas ya de marco arquitectónico
  • Vuelta a la representación del desnudo, imitando modelos antiguos
  • Racionalismo que le lleva a idealizar la belleza mediante proporciones matemáticas (canon)
  • Aumento de los temas tratados
  • Nuevo interés por el relieve y la introducción de la perspectiva
  • Armonía y equilibrio de las figuras
Piedad

Piedad

David

David

PERÍODO DE MADUREZ

Durante su madurez hubo un cambio en sus obras escultóricas, expresándose cada vez más claramente la terribilitá, abundando las posturas forzadas y la inestabilidad de las figuras, utilizando además la técnica hoy conocida como de non finito, dejando voluntariamente sin acabar y sin pulir ciertas partes de las figuras, dotándolas así de gran fuerza expresiva Estos cambios supusieron la ruptura con el equilibrio y el acabado perfecto que caracterizan el Clasicismo, comenzando una manera tan personal de esculpir que hay quien considera ya Manierismo.

Tumba del papa Julio II

Tumba del papa Julio II

Moisés (detalle de la tumba de Julio II)

Moisés (detalle de la tumba de Julio II)

Capilla de los Medicis

Capilla de los Medicis

sacristia-nueva2

Tumbas de Lorenzo y Juliano de Medicis

Juliano y Lorenzo de Medicis (esculturas de sus tumbas)

Juliano y Lorenzo de Medicis (esculturas de sus tumbas)

ÚLTIMOS AÑOS

Los últimos años son de profunda espiritualidad, influida por el espíritu de Trento y la crisis del Humanismo racionalista que favorece la vuelta a la exaltación de los valores espirituales. Así, su estilo sigue evolucionando y culmina el proceso artístico iniciado en su madurez: renuncia a la belleza corporal y al equilibrio clásico, interesándole sólo plasmar un mensaje espiritual lleno de dramatismo, adoptando así un lenguaje formal plenamente manierista.

Piedad (catedral de Florencia)

Piedad (catedral de Florencia)

Piedad Rondanini

Piedad Rondanini

En resumen, el equilibrio clasicista entre la belleza ideal y la realidad expresiva alcanza con Miguel Ángel su cota máxima, pero también es con Miguel Ángel con quien ese equilibrio se rompe, lo que significará el fin del Renacimiento Clasicista y el nacimiento de un nuevo lenguaje, el Manierismo.

Hasta aquí el post de hoy, si te ha gustado no dudes en compartirlo en las redes sociales utilizando los botones que tienes más abajo, así podrá llegar a más gente. Muchas gracias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s